martes, 21 de febrero de 2017

LENGUA: ASPECTO FÍSICO

Lo esencial es invisible a los ojos.
Recuerdo cuando mi abuelo me compro ese libro: el Principito.
Por aquel entonces no entendí el valor de éste, ya que para mí, sino se trataba de algún juguete repetía siempre la misma frase: esto no es regalo, jo.
Cuando crecí, me di cuenta de que cada año mi abuelo me regalaba un libro distinto aunque acorde a mi edad, con un significado oculto que esperaba que descifrase en el momento adecuado.

Dicho esto, veo oportuno darle las infinitas gracias por haberme hecho la persona que soy hoy en día. Estaré, sin duda, eternamente agradecida.

Hoy, especialmente, me gustaría reflexionar sobre el aspecto físico y de qué manera influye éste a la hora del trato con los demás o tener una relación con una persona.

Somos humanamente diferentes, tanto por nuestro carácter, apariencia física y demás cualidades. Y personalmente, me parece algo indudablemente precioso.
Pero como bien decía el Principito: lo esencial es invisible a los ojos.
Y siempre lo será, porque he observado como en pleno siglo XXI se rechaza a una persona porque esté gorda, tenga una nariz puntiaguda, ojos saltones, sea patilarga..Etc.
Parece que aquí el caso sea criticar sin ver la esencia del individuo. ¿Vas a cerrarle las puertas a una persona porque no sea agraciada? Te lo advierto, puede que te estés perdiendo el conocer a una persona alucinante.
Juzgar, juzgar y más juzgar, es patético, dime de lo que presumes y te diré de lo que careces.

Hay personas que se sienten rechazadas por la sociedad, hay personas que sufren bulimia o anorexia, hay personas que sufren. Y lo más triste de todo, es que sufren día tras día por contagiarse de una sociedad enfermiza.
Ya vale de tanto estereotipo y canones de belleza.
Ir a un desfile de modelos, de verdad, os incito a ello. Creedme si os digo que las mujeres que desfilan por esa pasarela están literalmente en los huesos, y creedme también que a las actrices les quitan músculo con photoshop, les arreglan esto y lo otro, y así continuamente. Hasta que son personas que no son.
Parece que nos hayan impuesto que una mujer para ser bella tiene que ser estremadamente delgada, con los labios gordos, unos ojos alucinantes y un kilo y medio de maquillaje sobre la cara.

A pesar de esto, no digo que tanto a hombres como mujeres les guste cuidarse para sentirse bien, lo único que he criticado es esta sociedad que día tras día hace que personas sufran por cosas que no deberían hacerlo.

El aspecto físico no me parece importante, me parece muy pero que muy secundario. Conozco el dicho de que una persona primero te tiene que entrar por los ojos, pues yo te digo: cierralos.
Eso con el tiempo se perderá, igual que una flor marchita. Pero una personalidad queridos, una personalidad nunca lo hará. Y si eso consigue enamorarte, te darás cuenta de que realmente lo esencial sí que es invisible a los ojos, pero no al corazón.

Aceptaté, quiereté, eres preciosa.


1 comentario: